Nunca nos faltó el pan, años 40.

María Ernestina Lloró, Colombia.

Pasado respetuoso Ojos amorosos ¿Cómo se llegaba a ser ciudadano? Del santo a la vírgen La pobredad Nunca fui niño Las arrimadas

¡Déjanos tu comentario!