A los hombres y a las mujeres, años 50.

María Hilda Ipiales, Colombia.

¿Y los suegros? Por no andar sola La primera huelga de Ipiales Los deberes de un día La disciplina de mi padre La vida sin papá

Más historias de María Hildaverlas todas

El sonido del duende Trabajo entre hilos Papito, pónganos a la escuela

¡Déjanos tu comentario!